Reseña: Ritus De L' edat Adulta - Octabia E. Butler

 Ritus De L'edat Adulta





Autora: Octavia E. Butler

Año: 2021

Editorial: Mai Més 

Sinopsis:

La història de Ritus de l’edat adulta té lloc quan ja han passat molts anys dels fets narrats a Alba. Akin, el fill de Lilith Iyapo, és segrestat poc després de néixer, però aquest cop els captors són ben humans. Ell no ho és, o no del tot. Malgrat tenir un aspecte força normal, en realitat Akin és el primer nadó mascle nascut de la barreja dels gens humans i oankali.


En el segon volum de la Saga Xenogènesi coneixerem la lluita d’Akin per sobreviure i superar la por, la sospita i l’odi dels éssers humans que han preferit aïllar-se del mestissatge que ell representa. Octavia E. Butler és una de les autores més reivindicatives i celebrades de la ciència-ficció. Gràcies al seu estil directe i concís, ben aviat t’endinsaràs en els racons més foscos de la condició humana. Apropa’t a la seva obra per primer cop en català i descobreix, a través de Lilith, Akin i els oankali, quin futur espera a la humanitat.


Opinión:

Por fin he tenido tiempo de adentrarme en el segundo libro de la trilogía Xenogénesis de la gran y maravillosa Octavia E. Butler. 

Tenía muy claro que Ritus de l'edat adulta me iba a encantar, ahora bien, es que lo ha hecho aún más que el primero. Lo cual ya era difícil.

Ritus de l'edat adulta comienza muchos años después de todo lo acontecido en Alba.
Lo, o antes conocida como la tierra, se encuentra dividida entre los poblados de Oankalis y humanos y los resistentes. Estos últimos son humanos que se niegan a avanzar y a vivir con las costumbres Oankalis, y mucho menos reproducirse con ellos, aunque esta sea la única forma de poder tener descendientes, puesto que los Oankalis han manipulado genéticamente a los humanos para que estos no se reproduzcan, ya que tienen una alta tendencia  a autodestruirse. 

Como solución los resistentes han decidido secuestrar a los niños medio Oankalis bien para quedárselos, bien para negociar con ellos a cambio de materias primas.

Es ahí donde entra el que será nuestro protagonista, Akin, mitad humano mitad Oankali, e hijo de nuestra querida Lilith. Él será la mezcla de dos mundos que parecen colisionar. 
Otra de sus características es que pese a ser un niño de pocos meses puede comunicarse como una persona adulta, cosa que inquieta aún más a los humanos, aunque su apariencia se asemeje bastante a la de estos, de momento.

La vida del pequeño Akin cambiará cuando se vea secuestrado por los resistentes. Ahí conocerá las dos caras de los humanos. Por un lado, conocerá la violencia, la decadencia y la autodestrucción humana. Hablamos de poblados que lo primero que han decidido volver a instaurar han sido las armas y el alcohol. No tienen ningún tipo de remordimiento en matar a ningún humano u Oankali, y por su puesto no quieren que las razas se mezclen. Y por otro lado, conocerá a humanos que están dispuestos a quererlo y a cambiar, porque saben que es la única forma de seguir viviendo y avanzar hacia un futuro.


En este libro se profundiza todavía más en el estilo de vida de los Oankalis. De su unión con la tierra que les rodea, así como las relaciones entre ellos, las cuales son totalmente opuestas a la relación entre los humanos y su medio así como entre ellos mismos.

Octavia Butler nos presenta un escenario muy curioso que tiene diversas interpretaciones o reflexiones. Y es que al fin y al cabo, nos está hablando de la esclavitud, de la sensación de pertenencia y de la colonización.

Akin es secuestrado de su hogar, es agredido y vejado, para terminar siendo el objeto de una comunidad distinta a la suya donde se ve obligado a sobrevivir. 
Obviamente, esta parte hace una clara alusión a la violencia que sufrieron los cuerpos negros durante la esclavitud. Y, aunque los Oankalis sean unos extraterrestres pacíficos, muy interesantes y  de lo más encantadores, no dejan de ser unos colonizadores que quieren que los humanos vivan de una forma concreta. 

Hay que recordar que los humanos han sido modificados genéticamente, tanto para curarles enfermedades mortales (aunque los Oankalis sacan un beneficio de dicho conocimiento), tanto como para impedir que se reproduzcan, como he dicho más arriba. 

Personalmente me quedo con los Oankalis (es más, si me ponen un laboratorio yo voy haciendo) porque los humanos salen muy mal parados en esta historia. Por mucho que haya pasado el tiempo siguen teniendo las mismas carencias. Pero, como bien dice Akin (no textualmente), por muy humanos que sean los humanos, tienen derecho a intentar vivir como ellos creen, y fracasar de nuevo en el intento. Al fin y al cabo, Akin es el resultado de esta historia. Un joven perteneciente a dos mundos que tiene que encontrarse en ambos para poder ser él. Este sentimiento es muy común en personas birraciales. 

Akin se ha transformado en uno de mis personajes favoritos y al que le guardo mucho cariño, ya que compartimos ese sentimiento de no ser de ninguna parte. En mi caso no soy extraterrestre, aunque a veces en según que entornos se me trata como a uno... 

Los libros de Octavia E. Butler siempre tienen la capacidad de engancharme desde las primeras líneas. Tiene una asombrosa habilidad para sumergirte en aquello que te está contando y en los mundos que fue capaz de construir, incluyendo la cultura de estos y sus costumbres. Cuanto más nos explica más queremos saber. De hecho. tengo una ganas inmensas de saber cual será la conclusión de esta trilogía.

También hay que decir que la autora se permite darnos pequeñas clases de ciencia, lo que hace que se intensifique más mi admiración y fascinación por estos libros. Los Oankalis están interesados en las células cancerígenas para emplearlas en sus investigaciones. Pues bien, gracias a este tipo de células se han podido crear vacunas, investigar otras patologías como lo es el SIDA, e incluso fármacos para las intolerancias, etc. La células tumorales más conocidas son las células HeLa, las cuales pertenecían a Henrietta Lacks, una mujer afroamericana que se convirtió en donante involuntaria y de la cual se lucraron. Pero también, nos deja una pincelada de la Teoría de la Endosimbiosis de la bióloga Lynn Margulis. Esta teoría viene a decir que las células eucariotas ( de las que estamos formados) provienen de una simbiosis entre una  bacteria y una célula. Es decir, la ciencia ficción de Octavia Butler se rige por una rigurosidad científica que ya querrían muchos.

En los últimos años se ha devuelto a la gran Octavia Butler al lugar donde siempre debió estar. Y es que sus historias, no tienen absolutamente nada que envidiarle a las de sus coetáneos masculinos y caucásicos. 

Somos muy afortunados de poder disfrutar una vez más de Octavia Butler. Y más, con la calidad con la que nos la presenta la editorial Mai Més . Muchos estaréis de acuerdo conmigo cuando digo que leerse a Octavia Butler es siempre un acierto.

Espero que le deis una oportunidad. Y si ya habéis caído en la trampa seguid disfrutando de sus historias.

Saludos y nos leemos.

Valoración:
★★★★★

Frases:

"Els éssers humans tenen por de la diferéncia."

"A vegades la por és l'única cosa que evita que facin estupideses."

"Doncs deixeu-los fracassar. Deixeu-los tenir la llibertat de fer això, com a mínim."

"Quan els humans estaven en desacord, a vegades es barallaven i que, quan es barallaven, massa sovint es mataven entre ells."










Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña: El Peligro De La Historia Única - Chimamanda Ngozi Adichie

Carbón (Coal) - Audre Lorde

Lecturas Black History Month + Leo Autoras Octubre